Mi Blog

HomeCerveza9 – No consentirás productos impuros
No permitirás productos impuros BLOGNo permitirás productos impuros BLOG

9 – No consentirás productos impuros

Como ya dijimos en el sexto mandamiento: “Cometerás actos impuros” somos defensores de la innovación, de salirte de lo común, experimentar y probar cosas nuevas. Deberíamos desterrar los prejuicios del “esto no me gusta” y estar abiertos a probar cosas nuevas. Cuando te tomas un vino o una cerveza que no conoces, puedes encontrar perfiles aromáticos muy distintos a los que estás acostumbrado, puede que te gusten más o menos sin que se deba a una falta de calidad. El conocimiento de los estilos ayuda a que no juzgues únicamente por tus preferencias.

Es normal que lo que nos gusta a unos, otros no lo quieran ver ni en pintura. No todo el mundo acepta el vino con perfil de Brett o una cerveza lámbica de fermentación espontanea (por poner un ejemplo similar al del vino), de hecho creo que en nuestro entorno hay pocos que lo valoren, sin embargo tiene sus seguidores y defensores. Lo que para unos es un defecto, para otros es un estilo perfectamente ejecutado. Hay gente a la que nunca le gustará una cerveza artesana «yo con mi san miguel fresquita disfruto mucho», a gente que nunca le gustará un vino seco «a mí dame lambrusco que entra muy bien» y otros que después de experimentar mucho, se decantan por estilos complejos y difíciles para otras personas.

Como siempre, hay un pero, no confundamos lo exótico, lo extremo, lo original o creativo, con los defectos o directamente con la falta de calidad. Si el brett se cuela en cada una de las elaboraciones/vinos, empieza a ser un problema grave. Si la cerveza hace un geiser como los de Yellowstone, es un problemón de los gordos. Si el vino tiene la volátil alta (eufemismo de avinagrado), mal. Si la cerveza está más pasada que pocholo en una rave y sabe a cosas muy feas, fatal.

Es decir, que nos toca a nosotros tener un poco de criterio para poder plantarte y decir: «Aquí pasa algo, ¿no? ¡Esto está malo!»Quizá no sepamos si se debe a una mala elaboración, servicio o conservación. Pero sí desde el respeto y en privado, avisamos de que algo está mal, podremos ayudar a detectar un fallo que hasta el momento haya pasado desapercibido: un lote de vino con corcho (TCA), un barril que ya no está en su mejor momento, un vino totalmente oxidado, una cerveza sin carbonatación alguna…. Un defecto patente y que sepas que no corresponde al estilo que pruebas.

En el mejor de los casos, conseguiremos que nos cambien la consumición o que no vuelvan a servir un producto en mal estado. En el peor de los casos, crearemos conocimiento, como aquella vez que nos pedimos un vino en un bar del centro:

«- Perdona pero este vino tiene corcho.
…(el camarero mira el vino al trasluz)…
– Pero si yo no veo nada
– Anda huélelo, que el corcho es un defecto y no se ve.
– No huele mal, ¿no?.
– Pruébalo.
– Ahora mismo te lo cambio.”

También hay otros motivos para decir que algo está malo, cuando realmente lo está. Aunque no creo que este sea el problema más habitual, a veces ocurre que un exceso de amiguismo, nos hace ser excesivamente amables y no criticar nada. Nuestra familia y amigos nos quieren mucho y no tienen porqué ser expertos catadores. Con toda su buena fé y tras muchos halagos, pueden hacer que cualquiera se lance a vender algo que no es lo que debe o a producir algo sin tener los conocimientos suficientes.

Para que no os pasen estas cosas os recomiendo, organizar con nosotros alguna cata de defectos (guiño guiño, codo codo) y afilar vuestras narices para intentar detectar algunos de los problemas más comunes en vinos (corcho, acidez volátil, oxidación, reducción…) y en cervezas (contaminaciones, DMS, diacetilo, sobrecarbonataciones, oxidaciones de lúpulo…). Sabemos que es difícil, pero este mandamiento es muy necesario, así que recuerda: «No consentirás productos impuros»

Written by / 182 Articles

Responsable de tienda-bar de vino y cerveza en #Sarriguren #Navarra #winelover #craftbeerenthusiast

Uso de cookies

Nos obligan a molestarte con la obviedad de que este sitio web utiliza cookies. Las cookies no son galletas, se utilizan para que tengas una buena experiencia de usuario y no para saciar tu apetito. Si pulsas CERRAR, estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y para la aceptación de nuestra propia política de cookies, pincha el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies