Mi Blog

HomeCervezaA mí no me gusta la cerveza
Catas, cursos y talleres de vino y cerveza artesana en Pamplona. Sarriguren. NavarraCatas, cursos y talleres de vino y cerveza artesana en Pamplona. Sarriguren. Navarra

A mí no me gusta la cerveza

IMG_20150228_145549No se la de veces que he oído la frase «A mí no me gusta la cerveza», tantas o incluso más que la de «A mí es que el vino no me gusta» o la de «Es que a mí el vino, me huele a vino».
La primera de ellas, la he repetido casi toda mi vida. Ahora miro para atrás y me gusta ver lo que he cambiado. Pero espera, ALTO, no he cambiado yo!!! Algo es diferente… Ha cambiado la cerveza!!!

Sobre el descubrimiento de las craft beers o (mal traducido) cervezas artesanas, ya os hablé en la entrada de Junio del año pasado: Do it yourself: Maiku beer. No recuerdo el momento en el que realmente vi claro este sector, en el que nunca me había parado a pensar, ni cuando descubrí la calidad que albergaban algunas de las cervezas que probaba. Todo ha sido un aprendizaje lento, inconstante pero sobretodo inconsciente.

Allá por 2012, ya escribí en «365 Pamplona», una minientradilla sobre Manneken Beer situado en Iturrama:

«Si amas la cerveza, no puedes dejar de pasarte por la cervecería situada en el barrio de Iturrama. Una de las mejores y más amplias cartas de cervezas y dos barriles itinerantes para no aburrise. Si eres principiante y te abrumas con tanta información y variedad lo mejor es dejarse recomendar por los profesionales y ¡disfrutar!»

En esa época, ya me interesaba probar alguna cosilla diferente, pero cuando llegaba a la barra me acobardaba un poco y solía pedir «ponme una suavita, de trigo o así». Es la misma sensación que debe tener un niño cuando le dicen: «prueba esto» y no quire. Eso mismo sentía yo: «dame algo diferente, pero no te pases eh, que me lo quiero beber». Con los años se ha traducido en una investigación continua, en un no parar de conocer marcas, cerveceras, historias, estilos, ingredientes. Lo mejor todo es que aunque no veas la cara del tipo que hace la cerveza, sabes que hay un equipo de personas, una ilusión y un esfuerzo detrás. Y eso vale millones.

Aquí, en España, tendemos a pensar en las cerveceras como una industria grande y potente, pero tú mismo la puedes hacer en casa!! ¿¿¿Por que entonces no puede haber otro modelo de negocio que desmonte el monopolio de esta industria??? Espero que con el tiempo, la gente se de cuenta que las cerveceras industriales no sólo monopolizan la distribución y la comercialización,  también monopolizan tu gusto!!

Para los que no sepan mucho del proceso, para hacer esta cerveza de manera industrial se utilizan maltas de cebada y de trigo pero también de maíz y de arroz (muchísimo más baratas), se utiliza un lúpulo que normalmente se añade como amargor (el sector del lúpulo también es algo de lo que se podría hablar largo y tendido), se trata el producto siempre de manera homogénea, se corrige color, se corrige dulzor, se corrige acidez, se clarifica, se añaden productos para evitar oxidaciones, se pasteuriza (eliminando cualquier rastro del producto inicial), se añaden estabilizantes y finalmente se inyecta carbónico. El que quiera beberla, que lo haga, pero que no piense que está tomando algo muy diferente a un refresco como puede ser la Coca-Cola.

Cuando yo bebía cerveza industrial NO me gustaba la cerveza.

Las cerveceras pequeñas y tradicionales por excelencia  son los de Alemania y Bélgica. Su cultura cervecera se mantuvo y se fue desarrollando. Tienen un mercado fragmentado por muchísimas marcas. En España tenemos la cultura del vino arraigada y en las poblaciones rurales, no se les ocurría beber otra cosa: si tú produces uva, bebes vino. Pero… Y si produces cereal… ¿Por qué no elaborar ambos productos? Ésto es una de las cosas que más me llama la atención. En Navarra, somos tierra de viña y tierra de cereal (en estos tiempos y por desgracia, muchísimo más la segunda) y tenemos una de las malteadoras más potentes de España en nuestra misma provincia (Intermalta) donde podemos conseguir a muy buen precio malta base (Pils o Munich). ¿Por qué no se aprende a usar nuestra materia prima? Hay tantas preguntas que me hago, que podría estar todo el día escribiendo este artículo.

Para los que hayan llegado hasta aquí y no sepan que es una cerveza natural me gustaría que encontrasen las «7 diferencias». En las micro cervecerías se trabaja de otra manera totalmente distinta:  se utilizan maltas de calidad de diferentes tostados, se utilizan lúpulos de muchos orígenes y con características muy diversas, se infusionan hierbas, frutas, especias, o incluso se envejece en barrica, y miles de variantes más. En el mundo de la cerveza natural hay LIBERTAD. Se corrige el agua, aunque en la mayoría de los casos sólo se descalcifica y se elimina el Cloro, no se pasteuriza nunca, no se suele filtrar el producto para evitar oxidaciones, se tiende a no añadir nada que altere el producto y se realiza una segunda fermentación en botella o depósito (depósitos isobáricos con embotelladoras del mismo tipo) que evita que haya que inyectar carbónico en ningún momento, al menos no se inyecta con intención de carbonatar. Con esto obtenemos un producto absolutamente natural, algo menos brillante que en las industriales, pero con mucho más aroma y más sabor.

Se de sobra que no se puede igualar los costes de producción de una gran industria, ni su capacidad de distribución, ni su inversión en publicidad. Pero es que el público, no es el mismo. El que siga pidiendo una caña en un bar de tirador, le pongan: San Miguel, Heineken, Mahou, Estrella, etc… y disfrute, que lo haga. El que no pueda ni quiera pagar el precio de la artesana que no lo haga. Pero el que crea que después de leer este artículo, ha descubierto que hay algo más allá de la cerveza que él conoce, que se está perdiendo algo de lo que no había oído hablar en su vida, que lo busque, que investigue, que lo pruebe y si le gusta que transmita (como intento hacer yo) un poco de éste pequeño pero apasionante mundo que es la cerveza natural y artesana.

Para acabar sólo deciros que la foto que ilustra la megachapa de hoy, es una de nuestras últimas cervezas que elaboramos en casa, una Amercian Pale Ale con malta Pale y Caramel, copos de avena, lúpulos Cascade y Citra, y nada más. Buena pinta no? bigsmile

Written by / 179 Articles

Responsable de tienda-bar de vino y cerveza en #Sarriguren #Navarra #winelover #craftbeerenthusiast

5 Comments Published

Muy interesantes tus reflexiones, creo que la frase «Cuando yo bebía cerveza industrial NO me gustaba la cerveza» resume todo muy bien. Como cambia cualquier producto si se hace con mimo, con dedicación… en resumen: cuando se hace bien.
Un saludo.

Gracias por tu comentario «Dorado y en botella»… como en todo, el mimo al producto se nota, y justo en la cerveza, es un salto tan inmenso que no parece siquiera el mismo producto!

[…] cervezas que ponemos. Todos sois más que bienvenidos, especialmente los que digan mi temida frase: “A mí es que no me gusta la cerveza”. Pasaremos un gran rato, prometido […]

[…] los que no conozcáis la cerveza artesana, o seáis de los que no os gusta la cerveza, os animo a acercaros a descubrir un mundo nuevo, de la mano de una de nuestras cerveceras Navarras […]

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Nos obligan a molestarte con la obviedad de que este sitio web utiliza cookies. Las cookies no son galletas, se utilizan para que tengas una buena experiencia de usuario y no para saciar tu apetito. Si pulsas CERRAR, estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y para la aceptación de nuestra propia política de cookies, pincha el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies