Buenas a todos!! Me llamo Ana Murillo.

Soy la responsable de esta web, de su blog y de su Facebook. Básicamente me paso el día editando, compartiendo contenidos, preguntando (a veces en exceso) y aprendiendo de los demás. Lo compagino con algo que llaman trabajo (sí, me da tiempo a todo, increíble). En esta breve entrada os voy a contar un poco mi vida laboral y por qué, en definitiva, estoy aquí!!

Mis comienzos

He pasado mi corta vida laboral trabajando en lo que me gusta. Acabé la carrera en 2007 con un par de becas universitarias, unos años de Naranjito y unos cuantos trabajos basura a mis espaldas. El año que terminé la carrera, comencé a trabajar donde había realizado el proyecto final. Me encantó esa época, trabajaba con gente de más o menos mi misma edad en un Laboratorio de Agrobiotecnología vegetal (ni en mis mejores sueños). Mientras estaba con mi primer contrato alguien me avisó de unas becas del Gobierno de Navarra, pedían experiencia en varias cosas que yo no tenía y no me atreví a mandar mi solicitud.

Mi currículum estaba vacío. Cosas del destino, mi contrato acabó y a los días me encontré con Nur, mi amiga de la carrera, que me comentó que a ella le habían cogido y que volvía a salir la beca por una renuncia (gracias Roberto, no te conozco mucho pero cambiaste mi vida), ahí si que fui a por todas, adorné lo poco que sabía hacer (curriculum letra tamaño 14, Arial) y me dispuse a sacarme el carnet de conducir, el único requisito que no cumplía.

Estación de Viticultura y Enología de Navarra

El día 1 de Julio de 2008, me llamaban para decirme que me había aceptado en la beca y para preguntar si ya tenía el carnet en mi poder, un par de horas antes lo había aprobado y no pude dar más saltos de alegría. Llamé a padres, a Mik, y a mis anteriores compañeros de trabajo. A los 15 días me iba a la Estación de Viticultura y Enología de Navarra, en Olite, a aprender sobre viticultura y sanidad de la vid, recién sacado el carnet, con el cochecito viejo de Mikel, con los horarios cambiados por haber trabajado en sanfermines y con 3 nuevos compañeros a los que no se como engañé para llevarles en coche bigsmile

Después de dos vendimias en ese centro, me empezó a picar la curiosidad sobre otros trabajos, me encantaba la viticultura pero al final necesitaba más que una beca… Hace ya 5 años que dejé Evena.

Recibí 12 botellas del vino de la foto el día que me fui de allí. Siendo una de las mejores añadas me fui muy contenta, además tenía al día siguiente que comenzar en un nuevo trabajo, así que el reto era interesante… Me despedí de todo el mundo con un hasta luego y una sonrisa… Cuando me alejaba de allí se me escapó una lágrima, que se convirtió en un sollozo a los pocos minutos (llegué a casa destrozada). Fue una época genial, no creo que nunca vaya a olvidar todo lo que aprendí tanto de mis jefes como de mis compañeros. Cada vez que me abro este vino me acuerdo de cada uno de ellos. Aún me quedan 8 botellas y no pienso abrir todas, alguna se quedará en la estantería y de paso en mi corazón.

Unos años difíciles

Me estoy enrollando más de lo debido, pero oye lo suyo es que haga un currículum más entretenido que linkedin, ¿no?. Después de estar en EVENA, caí en Fundación Fundagro (UAGN), no puedo deciros que fuese el trabajo de mi vida, pero aprendí lo que significa responsabilidad la primera semana que estuve allí, también aprendí que evitaría ante todo volver a trabajar en una oficina sin ventanas.

A los meses salió la oposición a Ingeniero Técnico Agrícola y me decidí presentar, sin temario y sin haber estudiado nada antes,… Pero algo me decía que era el momento (ahora o nunca) y no me equivoqué, no han vuelto a salir oposiciones y ya han pasado 9 años!! Tras 1 año y pico estudiando terminé el proceso, el resultado: dos exámenes aprobados, el último suspendido. No me sentía fracasada, sino aliviada, la meta no estaba alcanzada pero el reto estaba conseguido.

Palacio de Sada

Tras este periodo, donde me dediqué a estudiar más de 12 horas al día, necesitaba trabajar duro. Hice mi primera entrevista en una bodega, en la Cooperativa San Francisco Javier (Palacio de Sada), sin tener ni idea de enología, pero mi labor era ir al campo, controlar la maduración de unas 300 hectáreas aproximadamente, control de fermentaciones y de laboratorio (ahí me manejaba bien pero acostumbrarme al ritmo fue duro). Mi paso fue breve, Agosto a Enero, pero intenso, lo que aprendí esa vendimia no lo sabe nadie. Aquí si no le doy las gracias a mi exjefa por como fue conmigo reviento!! Unos días antes de irme le confesé que el día de la entrevista (una entrevista que duró menos de 5 minutos) me había llevado ya las botas de monte y la bata por si acaso podía empezar ya ^^

Hace poco la revista inglesa Decanter (los del mundillo del vino la conoceréis sin duda), dieron al Crianza de ésta vendimia una de las mayores puntuaciones y lo calificaron como “Outstanding” y como uno de los mejores 5 vinos de Garnacha de España.(link). Mi verano en Sada también fue Outstanding y sus trabajadores lo siguen siendo!!

Frustración

Poco a poco iba definiendo lo que me gustaba y a pesar que yo ya llevaba unos años catando “ociosamente” vinos, ahí me dio fuerte y decidí aprender de una vez por todas en condiciones… Me apunté a todas las catas de vino que me encontraba por el camino. Me compraba vinos, abría botellas sin parar, pero era un esfuerzo que no tenía recompensa alguna. Fue una época frustrante por eso y porque me hice autónoma smile

Club de cata

En 2013, nos decidimos a dar el paso y creamos nuestro club de cata: Los Nasonautas. Un nombre genial, pero sin un local fijo, fue una locura organizar y llenar las catas. Cuando cumplimos un año y medio, Mikel y yo alquilamos un local pequeñito con cocina y baño y las marcianadas comenzaron a surgir: catas de vino, catas de cerveza, elaboración casera… Un no parar!!

Bodegas Ochoa

Al año siguiente, me surgió la posibilidad de trabajar en otra bodega de la D.O.Navarra. Para mí una de las mejores que tenemos en Navarra, Bodegas Ochoa. Después de unos días de pensarme si dejar la cooperativa o no, fui a la entrevista con la idea de decir que no, pero no pude. Necesitaba probar, ver una nueva bodega con más tipos de vinos para elaborar, con otro recorrido… Una de las cosas que me dijeron cuando me fui hace unos dos meses, fue las ganas con las que vivía el mundo del vino, #amorabsoluto heart

Fue un placer trabajar (casi podría llamarlo aprender) allí. No voy a olvidar ninguno de los momentos de estas últimas dos vendimias. Ni la satisfacción cuando ves que todo el esfuerzo está dentro de una pequeña botella y alguien dice que le gusta. Tampoco podré olvidar la visión del mundo del vino que me dejaron observar desde mi laboratorio. Esa apertura de mente que solo tienen las personas que investigan, aprenden, viajan y se interesan por lo que pasa en el resto del mundo. Algo que me ha hecho seguir formándome y querer seguir estudiando día a día.

Menos aún olvidaré a las personas que hay detrás que desinteresadamente me han ayudado en todo. Vuestro reconocimiento para mí fue el mejor de los regalos, no necesito más.

WSET Nivel III

Durante el año 2014, mi reto principal fue sacarme el nivel III sobre vinos internacionales, de la prestigiosa academia londinense Wine & Spirits Education Trust (WSET). Estudié muchísimo, caté mucho más, organicé innumerables catas con Nasonautas y el resultado fue muy pero que muy gratificante.

Universidad Pública de Navarra

Tras ese periodo intenso y como caído del cielo, en la universidad me hicieron un huequito y volví a ella. Pero esta vez no para sacarme una carrera, sino para ser ayudante de los proyectos de investigación. Y además del área de viticultura!!! #tomajeromapastillasdegoma
Tenía ganas de volver a pisar la viña y sobretodo el laboratorio, me encanta pasar horas haciendo análisis ;-) Ahora lo veo lejano, acabé a finales de Noviembre de 2015 y me incorporé a lo que va a ser mi trabajo durante todo el 2016y 2017

Departamento de Agricultura

Y así, sin comerlo ni beberlo, me encuentro en otra nueva guerra, esta vez ni más ni menos un puesto en el Departamento de Agricultura y Desarrollo Rural. Creo que es la primera vez en muchos años que voy a ejercer de lo que realmente soy y realmente me gusta este trabajo!!

Más o menos, la actualidad… #yavaledechapa

Cómo veis (los que habéis llegado hasta aquí), la vida me ha llevado a especializarme. Pero aún estoy soñando con llamarme “experta en algo”. Las decisiones que he tomado por el camino han conseguido que el trabajo se convirtiera en hobbie. Me encanta la gastronomía y el vino. Alrededor de esto gira mi vida, con más o menos profesionalidad según en el ámbito en que me encuentre. Si me seguís veréis que la palabra vino se repite constantemente en mi día a día. No es algo de fin de semana, no soy bebedora pasiva, sino catadora activa. Aún así a pesar de que a muchos les sonará genial todo (es verdad que hasta para elegir que estudiar hay que ser listo), hay que hacer muchos sacrificios.

“El retrogusto es mío” comenzó como un simple blog.

Cuando todo esta vorágine retrogustil comenzó, no me gustaban los blogs. No voy a engañar a nadie, he seguido algunos hasta el punto de estar enganchada a ellos. Pero entonces llegaron las redes sociales y todo se desvaneció. Mi lector de feeds debe rondar el millón de artículos sin leer. Cuando me dijeron que laboralmente era indispensable tener un blog me sorprendió. Yo les expliqué que usaba linkedin, facebook, instagram, foursquare/swarm y twitter…. Debe ser que está volviendo lo vintage y resulta que ahora los blogs son lo más, pero el caso es que por intentarlo no perdía nada.

El blog al tiempo mutó a ser una web más completa (totalmente diseñada por mí, aunque cueste creerlo). Todo para promocionar nuestras catas de vino y de cerveza artesana. Resulta que el tema del blog y todo el esfuerzo sirvió para posicionarnos. Google todopoderoso y de todos los santos nos ayudó y resultó que la gente nos llamaba para realizar catas por toda Navarra y pasar un buen rato!!

Nuestro propio negocio!!

Y esto no acaba aquí, en Diciembre de 2016, abrimos nuestro propio local, un espacio físico en Calle Bardenas Reales en Sarriguren.

Un espacio que es tienda, tiene una barra de bar con 4 tiradores. Un local donde hacemos catas. Una tienda en la que puedes descorchar botellas y disfrutar de la terraza en los días de más calor.

No somos un sitio normal, nosotros no lo somos… Si venís, esperad diversión, rotación y asesoramiento personal!!! bigsmile

Uso de cookies

Nos obligan a molestarte con la obviedad de que este sitio web utiliza cookies. Las cookies no son galletas, se utilizan para que tengas una buena experiencia de usuario y no para saciar tu apetito. Si pulsas CERRAR, estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y para la aceptación de nuestra propia política de cookies, pincha el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies