Category : Inicio

HomeArchive by Category "Inicio"
Cata de vino. Pamplona. SarrigurenNueva apariencia

Nueva apariencia

En estas andamos últimamente…  poniendo a punto nuestra web. Hace meses que debí hacerlo, pero entre una cosa y otra lo iba dejando. Al final me armé de paciencia y de muchos ánimos, compré una plantilla (que me costó elegirla dos días completos) y comencé con la transformación!! Ahora nuestra mini sala de catas, parece más profesional, ¿verdad? :D

Ya no es sólo un blog, como veréis, ahora todo tiene su sitio. Las catas que vamos realizando estarán en «catas de vino y cerveza artesana» y dejaremos el blog para temas personales. Además hay una pestañita con Contacto y los servicios que vamos a poder comenzar a dar en breve!!

Que ya se que debe ser amor de madre, pero me encanta mi nueva página. Y aunque la quiera con locura (porque me ha costado dar a luz a la web, sí), acepto críticas constructivas y si puedo lo arreglaré (que la plantilla tiene sus limitaciones y una que suscribe también)

#felizcomounaperdiz

pd: en la foto, probando una cerveza apta para celíacos de To Øl

pd2: ya no me llaméis blogger, llamadme webmaster :P

Read More
Catas, cursos y talleres de vino y cerveza artesana en Pamplona. Sarriguren. NavarraA mí no me gusta la cerveza

A mí no me gusta la cerveza

IMG_20150228_145549No se la de veces que he oído la frase «A mí no me gusta la cerveza», tantas o incluso más que la de «A mí es que el vino no me gusta» o la de «Es que a mí el vino, me huele a vino».
La primera de ellas, la he repetido casi toda mi vida. Ahora miro para atrás y me gusta ver lo que he cambiado. Pero espera, ALTO, no he cambiado yo!!! Algo es diferente… Ha cambiado la cerveza!!!

Sobre el descubrimiento de las craft beers o (mal traducido) cervezas artesanas, ya os hablé en la entrada de Junio del año pasado: Do it yourself: Maiku beer. No recuerdo el momento en el que realmente vi claro este sector, en el que nunca me había parado a pensar, ni cuando descubrí la calidad que albergaban algunas de las cervezas que probaba. Todo ha sido un aprendizaje lento, inconstante pero sobretodo inconsciente.

Allá por 2012, ya escribí en «365 Pamplona», una minientradilla sobre Manneken Beer situado en Iturrama:

«Si amas la cerveza, no puedes dejar de pasarte por la cervecería situada en el barrio de Iturrama. Una de las mejores y más amplias cartas de cervezas y dos barriles itinerantes para no aburrise. Si eres principiante y te abrumas con tanta información y variedad lo mejor es dejarse recomendar por los profesionales y ¡disfrutar!»

En esa época, ya me interesaba probar alguna cosilla diferente, pero cuando llegaba a la barra me acobardaba un poco y solía pedir «ponme una suavita, de trigo o así». Es la misma sensación que debe tener un niño cuando le dicen: «prueba esto» y no quire. Eso mismo sentía yo: «dame algo diferente, pero no te pases eh, que me lo quiero beber». Con los años se ha traducido en una investigación continua, en un no parar de conocer marcas, cerveceras, historias, estilos, ingredientes. Lo mejor todo es que aunque no veas la cara del tipo que hace la cerveza, sabes que hay un equipo de personas, una ilusión y un esfuerzo detrás. Y eso vale millones.

Aquí, en España, tendemos a pensar en las cerveceras como una industria grande y potente, pero tú mismo la puedes hacer en casa!! ¿¿¿Por que entonces no puede haber otro modelo de negocio que desmonte el monopolio de esta industria??? Espero que con el tiempo, la gente se de cuenta que las cerveceras industriales no sólo monopolizan la distribución y la comercialización,  también monopolizan tu gusto!!

Para los que no sepan mucho del proceso, para hacer esta cerveza de manera industrial se utilizan maltas de cebada y de trigo pero también de maíz y de arroz (muchísimo más baratas), se utiliza un lúpulo que normalmente se añade como amargor (el sector del lúpulo también es algo de lo que se podría hablar largo y tendido), se trata el producto siempre de manera homogénea, se corrige color, se corrige dulzor, se corrige acidez, se clarifica, se añaden productos para evitar oxidaciones, se pasteuriza (eliminando cualquier rastro del producto inicial), se añaden estabilizantes y finalmente se inyecta carbónico. El que quiera beberla, que lo haga, pero que no piense que está tomando algo muy diferente a un refresco como puede ser la Coca-Cola.

Cuando yo bebía cerveza industrial NO me gustaba la cerveza.

Las cerveceras pequeñas y tradicionales por excelencia  son los de Alemania y Bélgica. Su cultura cervecera se mantuvo y se fue desarrollando. Tienen un mercado fragmentado por muchísimas marcas. En España tenemos la cultura del vino arraigada y en las poblaciones rurales, no se les ocurría beber otra cosa: si tú produces uva, bebes vino. Pero… Y si produces cereal… ¿Por qué no elaborar ambos productos? Ésto es una de las cosas que más me llama la atención. En Navarra, somos tierra de viña y tierra de cereal (en estos tiempos y por desgracia, muchísimo más la segunda) y tenemos una de las malteadoras más potentes de España en nuestra misma provincia (Intermalta) donde podemos conseguir a muy buen precio malta base (Pils o Munich). ¿Por qué no se aprende a usar nuestra materia prima? Hay tantas preguntas que me hago, que podría estar todo el día escribiendo este artículo.

Para los que hayan llegado hasta aquí y no sepan que es una cerveza natural me gustaría que encontrasen las «7 diferencias». En las micro cervecerías se trabaja de otra manera totalmente distinta:  se utilizan maltas de calidad de diferentes tostados, se utilizan lúpulos de muchos orígenes y con características muy diversas, se infusionan hierbas, frutas, especias, o incluso se envejece en barrica, y miles de variantes más. En el mundo de la cerveza natural hay LIBERTAD. Se corrige el agua, aunque en la mayoría de los casos sólo se descalcifica y se elimina el Cloro, no se pasteuriza nunca, no se suele filtrar el producto para evitar oxidaciones, se tiende a no añadir nada que altere el producto y se realiza una segunda fermentación en botella o depósito (depósitos isobáricos con embotelladoras del mismo tipo) que evita que haya que inyectar carbónico en ningún momento, al menos no se inyecta con intención de carbonatar. Con esto obtenemos un producto absolutamente natural, algo menos brillante que en las industriales, pero con mucho más aroma y más sabor.

Se de sobra que no se puede igualar los costes de producción de una gran industria, ni su capacidad de distribución, ni su inversión en publicidad. Pero es que el público, no es el mismo. El que siga pidiendo una caña en un bar de tirador, le pongan: San Miguel, Heineken, Mahou, Estrella, etc… y disfrute, que lo haga. El que no pueda ni quiera pagar el precio de la artesana que no lo haga. Pero el que crea que después de leer este artículo, ha descubierto que hay algo más allá de la cerveza que él conoce, que se está perdiendo algo de lo que no había oído hablar en su vida, que lo busque, que investigue, que lo pruebe y si le gusta que transmita (como intento hacer yo) un poco de éste pequeño pero apasionante mundo que es la cerveza natural y artesana.

Para acabar sólo deciros que la foto que ilustra la megachapa de hoy, es una de nuestras últimas cervezas que elaboramos en casa, una Amercian Pale Ale con malta Pale y Caramel, copos de avena, lúpulos Cascade y Citra, y nada más. Buena pinta no? :D

Read More

Querida Ana de 1994

recordando viejos tiemposEl otro día me llegó al alma un artículo leído en Yorokubu. Se titulaba, «Querido Ignasi eres un fracasado». El autor le escribía una carta a su yo pasado para contarle o más bien desmontarle la vida que había imaginado de niño.
Me pareció una idea estupenda intentar rememorar algunos de los pensamientos que tenía de pequeña sobre mi futuro. Llevo toda la semana pensando en ello, aunque no he llegado a conseguir encontrar un punto de mi vida en el que me imaginase claramente que quería ser o como quería vivir.

Si que recuerdo que no quería cambiar en las cosas importantes. He cambiado en todo. También recuerdo un montón de momentos, de ideas, de secretos y de miedos, pero nada claro sobre mi futuro. Quizá porque encontrar mi camino y lo que me gustaba me costó más que a otros. El problema fue que me gustaban muchas cosas diferentes. Mikel me decía que era normal, que él en su infancia sólo quería jugar. No pensó en ningún momento en tener una carrera, una familia o una casa. Él quería ser aventurero como Indiana Jones, yo bailarina como Anna Pavlova.

Si ahora mismo escribiese a la Ana del 94 le tendría que decir que lo siento mucho pero…. No, no llegarás a ser bailarina de ballet. Durante los 12 años que tomaste clases aprendiste muchísimas cosas: a tener más fuerza, equilibrio, a esforzarte duro y a superar en ocasiones mucho dolor. Pero un día decidiste que ya no querías más, que era hora de cambiar.

También te diría que toda la vergüenza que pasabas, un día desaparecerá. Aunque no lo creas contarás tu vida en un blog (no sabrás lo que es eso por lo menos hasta 2004) pero Internet cambiará tu vida. Organizarás eventos, hablarás con mucha gente y disfrutarás de ello. Así que no te preocupes por eso en exceso, un día serás consciente de que nada importa tanto.

También descubrirás que tu pollito Ugly fue devorado por tu perro Seilor. Creo que en la foto de arriba ya tenías alguna pista, no? ves al perro relamiéndose? Pues aún así, tus padres seguirán diciendo que todo fue una caricia que se le fue de las manos :’)

autocortedepeloTampoco te voy a engañar, no todo han sido cambios, 20 años después seguirás torciendo el morro cada vez que alguien abra una botella del 82. Y ya no enseñarás un calendario donde pone que el año en el que naciste era una añada excelente, como tú, sino que lo pondrás como tu descripción en las redes sociales y se lo dirás a la gente orgullosa: «Soy cosecha del 82»

Seguirás disfrutando muchísimo de la comida y además aprenderás a cocinar bastante bien. A pesar de haber superado tu fobia a comerte a un personaje de un cuento (quien no ha llorado con Garbancito), cuando llegue tu cumpleaños seguirás diciendo que quieres lasaña y tarta de galletas, aunque luego todo quede en el olvido y te vayas a un restaurante a comer.

Y encontrarás a alguien! Además a alguien que, como tú, se encerró en el baño para cortarse el pelo, haciéndose un trasquilón en el mismo sitio. Puede ser que sea común entre los niños, pero cuando lo descubriste, decidiste que si alguna vez te casabas, no iba a ser con otra persona que con él.

No te sentirás una fracasada, todo lo contrario, te sentirás tremendamente afortunada. A veces pensarás que las cosas te salen demasiado bien y que no te mereces tanto. Igual por eso mismo, por ser precavida, seguirán yendo bien las cosas.

Read More

Uso de cookies

Nos obligan a molestarte con la obviedad de que este sitio web utiliza cookies. Las cookies no son galletas, se utilizan para que tengas una buena experiencia de usuario y no para saciar tu apetito. Si pulsas CERRAR, estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y para la aceptación de nuestra propia política de cookies, pincha el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies