Tag : vino

HomePosts Tagged "vino" (Page 4)

«Lo que la naturaleza quiera»

IMG_20140222_002313 Este Viernes pasado 9 personas disfrutamos de 6 vinos naturales en Pamplona. Esta cata fue organizada por Luis enteramente, yo sólo puse los medios. Hay varios sitios para probar y comprar estos vinos, obviamente no en nuestra ciudad, así que nos trajo su experiencia de «Can Cisa. Bar Brutal» y de «L’anima del vi», dos sitios de referencia en Barcelona para degustar este tipo de vinos tan diferentes a los demás.

Los vinos naturales tienen mucho más recorrido en Francia y en Italia (en 2011 había más de 200 productores en Francia). También hay productores en Estados Unidos, Nueva Zelanda, Eslovenia, Alemania, etc.. Es un fenómeno mundial pero que debido a la herencia y la larga tradición en elaboración de vinos, se da en mayor medida en el Viejo Mundo. El Nuevo mundo es más tecnológico y se podría decir que elimina riesgos haciendo uso de todas las herramientas/productos que hay a su alcance.

IMG_20140222_094447En España los productores naturales están agrupados  en la AVN – Asociación de vinos naturales. Pertenecen a una asociación donde se comprometen a unas prácticas concretas. Siguen unos estatutos pero no unas reglas legales:

1 – Cultivo respetuoso con el medio ambiente y compromiso con el entorno. Se practican las viticulturas ecológicas o biodinámicas según el criterio y decisión del agricultor.

Las certificaciones de ecológico y biodinámico son las herramientas, lo natural es la filosofía. Alexandre Bain, productor natural de Poully Fumé.

IMG_20140222_0943362 – No se compra la uva. El viticultor es el AUTOR del vino. La misma persona es la que trabaja todas las etapas, desde la tierra a la botella.

3 – Mínima intervención química y tecnológica: NO se siembran levaduras o bacterias, todo el proceso se realiza con los componentes de la uva. NO se utilizan enzimas, ni nutrientes ni ningún aditivo enológico. NO se realizan correcciones en el vino (ni está permitido modificar la acidez y menos aún el azúcar). NO se echa anhídrido sulfuroso, por lo tanto los únicos sulfitos que hay en el vino son los producidos por el metabolismo de las levaduras (hay un mínimo establecido pero muchos de ellos no aplican nada). Hay que realizar una enología reductiva (mínima exposición al oxígeno y evitar todo tipo de movimientos del vino) un trasiego supondría una fuente de oxígeno para que las bacterias acéticas comenzasen a destruir el vino. NO se filtra ni clarifica.

Para conseguir el NO empleo de la tecnología en la bodega, debes ser un artista del viñedo. Nicolas Jolly.

IMG_20140222_0016394 – Se HACE lo que se DICE y se DICE lo que se HACE. Se busca la honestidad y la trasparecia en el mundo vino.

Para informarme un poco más sobre los vinos naturales he recurrido a Decanter, de donde por cierto salen las citas anteriores, que explica perfectamente en un artículo llamado «Natural Wines» el concepto de estos vinos y la complicada controversia que suponen. Los vinos naturales no están certificados ni acreditados, no hay control sobre ellos, pero a pesar de esto y de ir contra la actual industria que existe, han abierto un interesante debate sobretodo en el viejo mundo: ¿Si tenemos el conocimiento y la tradición para tratar los vinos con la mínima intervención, por qué no lo hacemos?

IMG_20140222_001941La primera vez que oí hablar de ellos tengo que reconocer que fue hace menos de un año, en una cata dirigida por Ferran Centelles en el Consejo. Trajo un vino natural y es el vino con más defectos que recuerdo en mucho tiempo. La gente no pudo sacar algo bueno de él y la verdad que después de esa experiencia me costaba creer que los vinos naturales estuviesen de moda si esa era la calidad que conseguían con la mínima intervención.

 

IMG_20140222_001434Lo que hizo Ferran en su día fue un intento de abrir la mente a la gente, de decirnos: «cuidado, que en todo el mundo, esto es lo que se está valorando», ¿qué filosofía lleva vuestra bodega? ¿que agricultura practicáis pero sobretodo cómo, por qué y para qué elaboráis?. Pensar en las alternativas que está buscando el consumidor y no sólo en las características finales del vino.

Como en todo producto, nos encontramos a gente que adora este tipo de vinos y nos encontramos detractores:

Los buenos vinos naturales son vibrantes y están vivos y muestran personalidades diversas llenas de emoción. Isabel Legeron MW

Los amantes de los vinos naturales tienden a ser indulgentes con sus fallos. No tienen que ver con una buena enología o con la demostración del terroir. Tim Atkin MW

Lo que respecta a nuestra cata de vinos naturales (enlace a los vinos) fue sorprendente. Una vez traspasada la barrera del miedo a probar cosas nuevas y de haber comprado a ciegas algunos de los vinos (yo en secreto había llevado algún vino para el picoteo por si no resultaba bien la cata), disfrutamos muchísimo con todos los vinos. El espumoso (parecido a un moscato de baja graduación) en nariz era más tímido, pero en boca era floral, fruta intensa, de mucho carbónico y muy fino, una gozada. En general uno de los rosados entusiasmó a la gente por su evolución en copa y por sus expresividad en aromas, otro de ellos no convenció (lo que alguno llamaba carácter otros lo apreciaban como defectuoso), uno de los tintos gustó por su complejidad y los últimos dos tintos por su perfección. Que malvada soy que no digo cual es cual, pero para ello tendréis que buscar, experimentar y decidir vosotros mismos si os gustan, convencen o entusiasman este tipo de vinos tan especiales :D

Read More

La historia de los Nasonautas

El 5 de Febrero de 2013, 20h, un frío que pelaba nos juntamos por primera vez en un local prestado en la Calle Tejería (sede de los famosos «los 13 de Tejería»). Íbamos a redactar el manifiesto de «Los nasonautas» y su funcionamiento. La idea de grupo de cata dinámico en Pamplona es muy bonita pero requiere de una gestión un tanto extraña (sin página web, sin contactos conocidos entre sí, gente que no tiene facebook o que sólo respondía a whatsapp….)

El primer problema se presentó el primer día y es que en la primera reunión aparecieron dos vinos y cuatro copas. Nos bebimos los vinos, hablamos mucho: sobre vinos, bodegas, sobre otros grupos de cata, de las sesiones que se podrían hacer, etc… pero no cogí ninguna nota. Al día siguiente (a mí el frío me da dolor de cabeza) con resaca monumental… compuse un email con lo que pensaba que quería la gente escuchar:

«Buenas!!! Si estás recibiendo este email, quizás es porque creo que te pueda interesar una nueva iniciativa en Pamplona. Un grupo de cata de vinos dinámico.

Ya estamos 4 personas fijas y queremos ir llamando a gente con interés por el vino hasta completar nuestro aforo de 8 personas. Las reuniones serán en un local en la Calle San Agustín que nos ceden con mucho cariño para nuestras marcianadas. Este local no es el sitio más adecuado para catar, que no os lleve a engaño, pero haremos todo los posible para adecuarlo!!

Quien esté interesado en ser miembro eventual que mande un email a info@elretrogusto.es con sus datos personales: Nombre y apellidos, e-mail y teléfono de contacto.

Os adjunto pdf para más info.

Un Saludo»

En el pdf se incluía las ventajas de ser parte de nuestro grupo:

«Formar parte de un grupo de cata para probar y analizar vinos es una costumbre muy extendida entre los buenos aficionados. Te permite probar vinos muy distintos, de gran calidad y a un precio ajustado. Tiene la ventaja de poder dar salida a algún/algunos vinos de nuestra bodega particular, que a veces por falta de tiempo o de ocasiones no abrimos y van acumulando polvo a lo largo de los años. También nos ayudará a ser más valientes a expresar nuestras opiniones de cata, diferenciar vinos con defectos y aprender de las reacciones de otras personas ante un mismo vino. Todo ventajas!!

Aprovechando la buena oferta que tenemos (vinotecas que nos traen los mejores vinos, bodegas que nos envían directamente a casa, tiendas online varias…) podemos a un precio más o menos razonable encontrar a nuestra disposición muchos vinos curiosos y atractivos que catar.

Para componer el grupo debemos ser un número de personas más o menos fijas (en nuestro caso seremos 4 fijos y 3/4 eventuales). Lo que queremos es ir reuniéndonos  con gente por interés por el vino y con ganas de aprender a catar y seguro que nos  podemos juntar en muchas otras actividades que se hacen por Pamplona!!»

Si algo quedaba claro después era, que avisaríamos siempre a la gente por una lista de distribución de correo electrónico, donde indicaríamos: número de plazas libres para eventuales (primero van los participantes fijos), el número de vinos, temática de la cata y precio (rondando los 12-15€) . El organizador podía ser cualquiera, así que en este caso yo hablaba con el que organizaba, definía y ayudaba un poco en las decisiones. Luego yo me encargaba de buscar a gente.

IMG_20140206_123811Las copas (unos 25 catavinos cedidas por Bodegas Ochoa) más las copas que teníamos varios por casa, pasaron a ser parte del ajuar de los Nasonautas, aumentando cada vez que íbamos a cualquier evento de vino. El logo se lo encargué a Alberto, un amigo diseñador que a la primera acertó de lleno (no es fácil cuando yo le escribí un email pidiendo una nariz con alas al estilo Monty Phyton :’) )
El segundo problema que tuvimos, fueron las faltas, la gente se apuntaba, yo rellenaba la cata y a los demás los apuntaba en una lista de sustitución. Conforme llegaba el día de la cata, había bajas y tenía que tirar de mi lista B, pero muchos de ellos ya habían hecho planes, y hubo alguna cata que fue difícil de llenar. Esto ya no pasa, llevamos unas ediciones que no puedo mandar el email porque no hay plazas libres, así que con mucho orgullo y satisfacción en su primer aniversario como grupo de cata, estamos planteando soluciones.

El tercer problema y más grande de lo que os podáis imaginar: nos quedamos sin local!!! Así que las reuniones pasaron a ser en la casa de la gente que participaba (ir a un local en el casco antiguo con gente que no conoces es raro, pero ir a casa de alguien lo es todavía más) y con el consecuente: ¿Quién tiene las copas? ¿Quién deja su casa? ¿Quién organiza? Así que el que pone su casa, busca un poco a los participantes, organiza la cata y friega (vaya lujo eh!!). Tras varios meses intentando buscar soluciones, por fin, conseguimos un local.

Read More

Vinos con nombres parecidos. Vol 1

20140215_134059-kdcollageSe de buena tinta que el poner nombre a un vino es dificilísimo. Cuando uno se pone a pensar en una «marca» a menor nivel: bien sea el nombre de un blog, una dirección de email, etc… las cosas no son tan fáciles, la creatividad que pensábamos que teníamos, se esfuma. Tanto el nombre del vino como la etiqueta (en su conjunto) de cara a las ventas es decisivo, compramos con los ojos, pero a esto no es a lo que me quería referir hoy.
Leyendo un poco en internet sobre las claves para escoger un buen nombre he encontrado algunas indicaciones:

– El nombre debe ser fácil de recordar, fácil de comunicar.
– La sonoridad del nombre es importante.
– El nombre puede o no resaltar nuestro vino.
– Debe ser fácil de pronunciar. Además se debe comprobar si el nombre en otros idiomas (supongo que es de mayor interés si se va a exportar) es una palabras ofensiva o mal sonante.
– Lo que se busca es una diferenciación con los demás, así que podemos hacer búsquedas en internet para ver si ya existe o se puede confundir con otra marca (aunque no sea de la misma categoría de productos).
– Debe ser un nombre único por tanto: se debe rastrear las patentes para prescindir de los ya utilizados.

En este último punto es en el que me voy a parar un poco más. Por muy buena que sea la idea que tengamos, si alguien la ha utilizado ya, podemos crear una confusión bastante grande al consumidor. Además los resultados de búsqueda de nuestro vino pueden ir en contra nuestra (sobre todo si la marca anterior tiene una trayectoria larga). Lo que es más grave: si la primera marca se ha registrado correctamente en el «Organismo de patentes y marcas» podemos tener un problema importante. Si en el caso contrario queremos utilizar el nombre de un vino ya existente y este anterior no está registrado, lo podemos hacer con total libertad (asumiendo riesgos), pero sin infringir la ley de patentes.
Este es el caso que me acabo de encontrar hace unos días, le vamos a llamar: «El caso LARROSA»:
Por un lado tenemos a una bodega Navarra, que tiene un rosado fantástico con este nombre desde al menos 5 años que yo recuerde, mirando un poco fotos he visto que el rosado en 2009 no tenía nombre comercial (en la foto que adjunto), sólo el nombre de la bodega, tipo de vino y añada, pero en 2010 pasó a tener nombre comercial «larrosa», un nombre que personalmente me gusta mucho. Hace un par de días se lanzó un nuevo vino por parte de una bodega de Rioja Alavesa, tipo de vino rosado y con el mismo nombre.
Lo primero que pensé fue: «no creo que los de la bodega de Rioja no hayan rastreado las patentes», lo segundo que pensé fue: «igual la bodega Navarra no registró en su día su marca y nombre comercial» lo que es un fallo tremendo. El registrar una marca no es barato, pero si eres una bodega con medios, no tiene sentido no hacerlo, te expones a que te la roben.
Haciendo una pequeña investigación en el buscador de nombres de la OEPM, con la palabra «Larrosa» y la clasificación Viena número 33 para bebidas alcohólicas (con excepción de las cervezas); VINO. Nos encontramos un sólo resultado: el de la bodega de Rioja. Con fecha de inscripción Diciembre 2013. Parece que no ha sido una investigación muy costosa la verdad.
Por último os dejo en la foto un tercer vino, diferente marca comercial pero misma sonoridad, un vino que me gustó mucho cuando lo probé pero que además hay que reconocer que el conjunto de (vino, nombre y etiqueta) es fantástico.

Read More

Diferencias entre cata y degustación de vinos

CapturaLa cata de vinos (y también la de otras bebidas y alimentos) se conoce por los nombres de análisis sensorial o análisis organoléptico. Para este análisis nos servimos de los sentidos: vista, olfato, gusto… (sensorial deriva del latín sensus, que significa sentido). En la cata, intentamos separar cada una de las partes a analizar independientemente, hasta llegar a un conjunto de elementos que definirán el vino lo más objetivamente posible. No tienen cabida los gustos personales, con lo que evitaremos todo tipo de opiniones personales… Este análisis complementa a los otros análisis: químicos, físicos y biológicos. En algún manual leí que entre un vino normal y uno expléndido, las diferencias químicas pueden ser muy pequeñas, sin embargo en la cata uno puede destacar sobre otro por determinadas cualidades.

La dificultad de todo esto viene dado a que no sólo necesitamos los sentidos, sino también otras características necesarias para catar: cierta sensibilidad a los estímulos, buen estado de salud (intenta catar con un trancazo o un dolor de cabeza muy fuerte), capacidad de concentración (hay gente que necesita mucha y otras pueden catar con más distracciones) y sobretodo memoria. En la cata de vinos tampoco viene mal la ayuda del conocimiento de otros vinos, de la elaboración o de la viticultura.

Hay otra palabra que se confunde muchas veces y que es la degustación: yo siempre he pensando que la degustación es una cata menos técnica, donde puedes evaluar los parámetros anteriores pero donde además hay un parámetro subjetivo. Aquí si puedes decir que te gusta o no, si tiene un estilo definido, si corresponde a una moda o si es un vino que acostumbras a beber.

En las dos emites un juicio, más o menos objetivo, ambos válidos según en el momento en que te encuentres. Pero recuerda, si vas a una cata de vinos, fuérzate a no decir, al menos hasta el final «me gusta/me encanta», «está rico», «me lo compraría», porque no estás ahí como cliente. El forzarse a emitir un juicio hasta que no has interpretado y reflexionado los parámetros es el mejor ejercicio.

Sea cual sea lo que hagas, es importante que tengas conciencia de lo que significa. Una de las cosas que más me gustó que me trasmitiesen en el último año fueron unas características del catador que nunca me había parado a pensar de manera detenida:
Olvídate de la vergüenza, no todo el mundo tiene los mismos recuerdos sensoriales: así que si te huele a los jazmines que hueles todos los días cuando bajas a por el pan, suéltalo sin miedo, pero no te extrañes si el de al lado dice que para el es un aroma a flor blanca (ni tiene tu costumbre ni tu recuerdo). Derriba el mito de que necesitas mil adjetivos y referencias para catar: simplificar en bueno.
– Hay que tener respeto al producto: piensa en el equipo que puede haber detrás de un vino, en lo complicado de la elaboración, en el cariño que se ha puesto para hacerlo y en el objetivo (si es que lo sabes) con el que se ha hecho un vino. No está de más pensar en esto antes de emitir un juicio personal (no es lo mismo catar un vino de una bodega grande con una inversión potente, que un vino natural hecho en un garaje y sin medios, valoralo en su justa medida)
Se independiente: intenta que no te influya si estás probando un vino de 100€ o un vino de 3€, o de una marca u otra. Mucha gente piensa que un precio alto siempre debe justificar una calidad extrema y un juicio positivo (te gusta sí o sí porque lo has pagado), o que una bodega es intocable y todas sus añadas van a ser increíbles.
Se responsable con lo que dices: aquí es donde más problemas me he encontrado con el tiempo, mucha gente tiene una facilidad extrema para soltar exabruptos por su boquita de piñón. Tanto en el sentido de calificación del vino «este vino es una tremenda mierda», en el de juicio personal a una bodega, o por preferencia de zonas «los mejores vinos son los de _ _ _ _ _ (ponga aquí el nombre de una comunidad al azar, aunque sólo te cabrá una, maldadabsoluta)»

Bueno y para terminar deciros que cualquiera puede catar/degustar, aprendiendo un poquito de técnica y con mucha práctica. Así que ánimo y sobretodo disfrutar del proceso de aprendizaje, porque es precioso!!

Read More

Uso de cookies

Nos obligan a molestarte con la obviedad de que este sitio web utiliza cookies. Las cookies no son galletas, se utilizan para que tengas una buena experiencia de usuario y no para saciar tu apetito. Si pulsas CERRAR, estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y para la aceptación de nuestra propia política de cookies, pincha el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies