La blanca

La Blanca le presta su nombre la uva blanca de la variedad Chardonnay. Es una uva delicada y luchadora que se ha adaptado a la parcela «El Pino» al norte de la Sierra de Guerinda. A su vez, se encuentra, dentro del triángulo que forman Tafalla, Olite y San Martín de Unx.

Esta zona de la Baja Montaña, es conocida por sus vientos frescos de altura. Por ello, son las condiciones climáticas ideales para el desarrollo de una uva sana y de maduración lenta.

La vendimia es manual y se seleccionan los racimos en campo y en bodega. Las uvas se maceran en frío sin prensar, para después pasar a una fermentación en frío.

Todo esto hace de La Blanca de Máximo Abete un vino especial que se mueve en la ambivalencia entre la frescura y la complejidad. Entre la sencillez y la elegancia, con un trago goloso y un final largo y seco.

Laia

Bodegas Aroa – Laia 2020Bodegas Aroa (grupo Vintae) está situada en Zurucuáin, en pleno Valle de Yerri, al abrigo de las Sierras de Urbasa y Andía. Esta bodega es una de las pioneras en Navarra en su apuesta por la recuperación de prácticas de agricultura ecológica.

Bodegas Aroa – Laia 2020 es un monovarietal de Garnacha Blanca, proveniente de viñedos ecológicos de poca producción. Con vendimia manual, las uvas se prensan a baja temperatura. El resultado es un vino limpio, con aromas a fruta tropical, toques cítricos y notas herbáceas. En boca resalta la acidez y la frescura.

Sauvignon Blanc

Fenomenal

Uvas Felices – Fenomenal 2020Fenomenal es el último proyecto vinícola que se ha sumado al agregado de bodegas Uvas Felices. Después de trabajar en diferentes bodegas Ángel Lorenzo Cachazo fundó su propia bodega en 1987.

Fenomenal es el último proyecto de la familia Cachazo para Uvas Felices en el 2011. Las uvas provienen de la localidades de Bobadilla del Campo y La Seca sitas en la provincia de Valladolid, acogidas a la D.O. Rueda.

Este Uvas Felices – Fenomenal 2020 es un coupage de Verdejo y Viura. Con precipitación de 300 a 500mm en clima continental de influencia atlántica con grandes oscilaciones térmicas en Bobadilla del Campo. Las segundas provienen de la localidad de La Seca, de viñas sobre suelos poco compactos con bastante piedra y alto porcentaje de calcárea y a una altitud de 700-800 metros.

Marko

Oxer Wines – Marko – 2020. Los vinos de esta joven bodega se caracterizan por estar hechos desde el respeto. Enamorado de la zona de Rioja Alavesa, lleva desde 2009 elaborando distintos vinos. Con admiración por las viñas viejas que recupera y mantiene. Ajustándose a lo que dicen las uvas y levaduras autóctonas, con mínima intervención. En busca de vinos elegantes y frescos.

Su línea de vinos Marko, se llama así como homenaje a su casa familiar. El Baserri de la familia de Oxer está rodeado de viñas, que proveen de uva para algunos de sus vinos, como en este caso. Con uvas 55% Hondarribi Zuri Zerratia, 40% Hondarribi Zuri y 5% Izkiriota Txikia, fermenta en inox de manera espontánea con sus propias levaduras. Posteriormente madura con sus lías por 4 meses.

El resultado es fresco, con manzana, pera, pomelo o azahar. En boca es algo más untuoso, mineral e incluso salino.

Rosado

Palacio de Sada – Rosado 2021Sada es el nombre coloquial de la Bodega Cooperativa San Francisco Javier, ubicada en el pequeño pueblo navarro de Sada, a los pies de los Pirineos. La Baja Montaña Navarra, es una zona con relieves, donde las pendientes y el clima solo han permitido cultivar cereal, viña y olivo.

La bodega lleva funcionando desde finales de los 30, cuidando la vid, lo que les ha permitido conservar espléndidas viñas viejas, especialmente de Garnacha. Sus singulares condiciones geográficas, climáticas y sociales, hacen que sus vinos sean especiales, muy aromáticos, frescos, elegantes y con una personalidad propia.

Palacio de Sada – Rosado 2021 ha sido el buque insignia de la bodega. Un rosado de Garnacha, de un atractivo rosa brillante, con intensos aromas a fruta roja, redondo y elegante.

Clos Lojen

Juan Antonio Ponce tuvo el privilegio de ser alumno aventajado de Telmo Rodríguez. Con él pudo conocer laboralmente varias regiones vitivinícolas. A su regreso a su Manchuela natal, se puso manos a la obra con un varietal erróneamente denostado por basto y tánico. Juan recuperó todo el potencial que él sabía que descansaba en los viñedos familiares. Por el camino también recuperó otras uvas como la Blanca Albilla y la Tinta Moravia Agria. Estas variedades se benefician de la altitud y la buena aireación natural de la zona.

En palabras de Juan Antonio, lo que se busca es: “elaborar vinos limpios, puros, sencillos, directos y sin maquillaje”

La Bobal de Clos Lojen es una mezcla de ocho viñedos de más de 30 años de edad de suelos arcillo-calcáreos de maduración temprana (para evitar taninos muy marcados). Estos se vinifican, prensan y crían de manera independiente. El vino fermenta con levaduras indígenas y se envejece durante 7 meses en barricas de roble francés. Se trata de un vino balanceado y amplio, donde predominan los frutos negros y las hierbas aromáticas.

Mutiko

Bodegas Aroa – Mutiko 2019.  Bodegas Aroa (grupo Vintae) está situada en Zurucuáin, en pleno Valle de Yerri, al abrigo de las Sierras de Urbasa y Andía. Esta bodega es una de las pioneras en Navarra en su apuesta por la recuperación de prácticas de agricultura ecológica.

Bodegas Aroa – Mutiko 2019 es un vino tinto de Garnacha. Con vendimia manual y una maceración de 12 días, pasa a una crianza de 10 meses en barrica. El vino resultante es de un color cereza muy atractivo. Mantiene los aromas a frutos rojos de la uva, y notas a regaliz o especias de la barrica. Barrica que está presente, pero de manera sutil. Un vino elegante y equilibrado.

Milú

Kimera

LMT Wines – Kimera procede de una colaboración entre dos amigos. Un vino hecho mano a mano. Luis Moya y Gonzalo Celayeta se unieron con un pequeño proyecto bien definido: Garnacha seleccionada de la zona de la Baja Montaña Navarra y envejecida en una tinaja de 3000 litros.

De esta elaboración diferente, surge LMT Wines – Kimera, un vino de intensidad aromática alta, con una fruta muy definida y perfectamente respetada por el uso de la tinaja. Tiene un fondo terroso entre la fruta que te confunde entre lo que podría ser el terroir aportado por la zona y sus bruscos cambios de temperatura diurna/nocturna y el aporte del barro de la tinaja.

Un vino que te hará pensar mucho y que te hará, sin duda, hablar de él.