Selección

La capacidad tecnológica, la modernidad de las instalaciones, el gran potencial de los viñedos y una minuciosa sensibilidad por el trabajo bien hecho, conforman los pilares básicos de la bodega, consolidando la marca Borsao como el máximo exponente en vinos de calidad de nuestra denominación de Origen Campo de Borja.

Teniendo en cuenta que Borsao exporta el 80% de su producción podría parecer oportuno el refrán de que nadie es profeta en su tierra. Pero no es del todo cierto ya que aunque los mercados internacionales saben apreciar, quizás más, el alto nivel de sus garnachas, aquí también es muy consumido. Y es que Borsao es la gran bodega de la D.O. Campo de Borja y supone un 36% de todo lo que se produce en esta zona cercana a Zaragoza.

Al resguardo de las laderas del Moncayo crecen las viñas de GarnachaTempranillo y Syrah que componen este Borsao – Selección 2019. La influencia del clima continental y sus suelos arcillo-calizos, pedregosos y limosos transfiere complejidad a las garnachas y eso se traslada a los vinos. Así, nos encontramos un vino con una boca contundente con fruta madura, especiado y un largo postgusto.

Crianza

Zorzal – Crianza 2019. El pajarico navarro lleva ya unos cuantos años de vuelo. Desde 1989 que nació como proyecto personal de Antonio Sanz. Pasando por la creación por sus hijos de Bodegas Zorzal como tal las conocemos en 2007. Y redirigiendo el rumbo del vuelo en 2013. El proyecto se centra en la recuperación de fincas de viñas viejas en el suroeste de Navarra (Fitero).

Aunque Zorzal – Crianza 2019 es uno de los vinos base de la Bodega, ha sido merecedor de algunos premios internacionales. Y quizá debido a eso, es más conocido en tierras alemanas que en su propia casa. Este monovarietal de Garnacha de viñas viejas, madura 12 meses en barrica. El resultado es un vino afrutado y fresco, y ligeramente especiado, con matices de la barrica, pero como a nosotros nos gusta, predominando el lado frutal.

Pethiox

Don Pedrones – Pethiox Crianza 2019. Esta bodega nació en 2013 con el propósito de elaborar vinos de alta personalidad en base a las uvas Mencía Godello. Ubicada en la comarca del Bierzo, emplea las variedades autóctonas de viñedos centenarios.

El vino se elabora a partir de viñas de Mencía de más de 100 años del corazón del bierzo. Recolección manual y crianza de 12 meses en barricas de roble francés. El resultado es de un bonito color rojo rubí, de aromas intensos a frutas rojas, con un toque de la barrica que lo hace redondo y elegante.

Bikote

LMT Wines – Bikote 2019. Una nueva asociación de winemakers ha nacido. Por un lado el gran conocido por estos lares Luis Moya de LMT Wines, por otro el igualmente grande y conocido: Patxi Virto, enólogo en Beramendi y artífice de algunas de las elaboraciones propias del El retrogusto es Mío.

En esta sociedad, además de Patxi y Luis, se unifican al 50% Garnachas de viñas viejas y Gracianoemparrados de 20 años. Ambas se trabajan libres de herbicidas, insecticidas o tratamientos sistémicos. Tras una vendimia manual, cada parcela se vinifica por separado con levaduras indígenas. La garnacha tiene un paso por barrica usada de roble francés.

LMT Wines – Bikote 2019 es un vino bizarro pensado para winelovers que viene con el aval de un tal Parker, al que parece que le ha gustado porque le ha dado 92 puntos.

Manzanilla Miraflores

Fino Inocente

Valdespino – Fino Inocente. Os presentamos a Valdespino, una de las bodegas con más historia de Jerez. Sus raíces se hunden hasta Don Alfonso Valdespino en el SXIII que era el encargado del cultivo de la vid y la crianza de los vinos. Actualmente pertenece al Grupo Estevez.

Os presentamos un fino de Jerez clásico de la bodega Valdespino que se elabora a la manera tradicional mediante el sistema de criaderas y soleras. El mosto de Palomino fino del Pago Macharnudo 100% realiza la fermentación en botas de roble americano y una cría bajo velo de flor durante 8 años.

Valdespino – Fino Inocente es un fino de aspecto pajizo pálido con una nariz en la que se expresan las notas de su crianza biológica. En boca resalta su amplitud y frescura y su posterior persistencia.

Oloroso

Pérez Barquero – Gran Barquero Oloroso. Se trata de un vino oloroso que representa perfectamente la tradición de vino generoso andaluz con crianza oxidativa. Se elabora con Pedro Ximenez 100% y con envejecimiento oxidativo mediante el sistema de soleras y criaderas durante un periodo mínimo de 15 años.

A la vista se presenta limpio y brillante con una lágrima persistente color caoba. En nariz se expresa intenso y penetrante, con notas a madera, frutos secos, pasas y especias. La experiencia en boca es plena y estructurada.  Pérez Barquero – Gran Barquero Oloroso es seco y aterciopelado a un tiempo y tiene un ligero amargor final.

Pedro Ximenez

Callejuela – Pedro Ximénez Origen. Aunque la semilla es anterior (1980), el nombre de Callejuela ve la luz en 1998 con la tercera generación de los Blanquitos (la familia de los Blanco). Manteniendo siempre la esencia del trabajo en la viña, en 2005 embotellan las primeras botellas de Manzanilla, anteriormente solo trabajaban granel. En 2015 dan un brusco giro a su imagen de marca y lanzan una pequeña colección de vinos diferentes. Quinario, El Cerro, Blanquito o La Casilla, sus vinos viejos, acompañan a la gama Callejuela.

Para Callejuela lo más importante es el trabajo en el campo, la cepa y la tierra. Para ello cuentan con tierras 100% albariza, tanto en sus pagos de interior de Añina y Macharnudo (Jerez) como en los más cercanos al Guadalquivir: Hornillo y la Callejuela (Sanlúcar).

Origen es un 100% Pedro Ximénez proveniente de diferentes albarizas. El vino se elabora con soleras y criaderas iniciadas hace 6 años de media con mostos de Montilla que fermentaron en la misma bodega. A partir de ahora, con esta gama Origen, la novedad es que las sobretablas serán alimentadas con uva de sus propios viñedos.